Exposición ‘Rocío Jubileo de Luz’ en San Juan de Luz

Este mes de mayo ha sido de todo menos tranquilo, pero he querido sacar un hueco para acercaros esta semana a mi exposición ‘Rocío Jubileo de Luz’, que presenté el pasado 18 de mayo en San Juan de Luz y que se podrá visitar hasta el próximo domingo 3 de junio.

¡Comenzamos el tour por la exposición ‘Rocío Jubileo de Luz’!

La exposición ‘Rocío Jubileo de Luz’ es una antología de mi amplia obra fotográfica sobre la Romería del Rocío. A partir de una selección de fotografías intentó dar una visión pictórica, poética y atemporal de la misma, a través de imágenes en las que la luz tiene un gran protagonismo.

En esta muestra intento introducir al espectador en una narración, que ayuda a descubrir y reconocer la riqueza cromática y la variedad de luces de la Romería, mostrando aspectos esenciales y de gran valor antropológico de la misma.

Como dato anecdótico os contaré que mi interés por la luz me llevó a utilizar diapositivas, desde los comienzos hasta el año 2008, a partir de entonces comencé a utilizar la fotografía digital.

Las 31 fotografías que componen esta exposición recogen momentos del camino de peregrinación anual de las hermandades a la Ermita del Rocío, los actos y manifestaciones religiosas de la Romería, así como el traslado así la Virgen vestida de Pastora cada cinco años, al pueblo de Almonte.

Esta selección de momentos, en parte inéditos y desconocidos para una gran mayoria, dan una visión global de la Romería, haciendo de esta exposición única y diferente a cualquier otra exposición sobre el Rocío, al mostrar pinceladas de todas las facetas esenciales relacionadas con la misma.

Si tiene algo curioso el lugar donde se encuentra esta exposición, Le Rotonde, es su forma circular, ya que desde el centro de la sala se puede apreciar una visión panorámica de esta muestra fotográfica sobre la Romería y con ello captar los matices de los diferentes momentos y atmósferas que se crean en el camino hasta El Rocío.

Mis 3 fotografías favoritas y por qué

#1 FOTOGRAFÍA ATMÓSFERA TRIANA

Esta fotografía recoge una de la imágenes más características del camino del Rocío. Las densas atmósferas de polvo que levantan los peregrinos al caminar acompañando a su carreta del Simpecado, que en este caso tienen un gran contraste al estar situada la escena a contraluz, realzando la figura de la peregrina que va con el sombrero en la mano, que se convierte así en el centro y foco de atracción visual de la fotografía. La imagen está tomada en el camino de vuelta de la Hermandad de Triana, cuando transita al atardecer por los pinares de Aznalcázar.

 

Fotografía Atmósferas del Camino con la Hermandad de Triana

 

#2 FOTOGRAFIA DE LA VIRGEN POR EL REAL
Uno de los momentos culminantes de la Romería es la procesión de la Virgen al amanecer por El Real.  Camina abriéndose paso con las primeras luces de la mañana, siempre llevada a hombros por los almonteños y rodeada de una inmensa muchedumbre que la acompaña por la explanada. Finalmente se acerca a la Hermandad de Huelva, al fondo a la derecha, donde es recibida con una inmensa lluvia de pétalos. Gran parte de la fuerza plástica de esta fotografía se concentra en el esfuerzo de los almonteños, que pugnan por llevar a la Virgen y especialmente en el gesto de dolor y esfuerzo de la persona que aparece en primer término junto a las andas de la Virgen.

 

Fotografía la Virgen de El Rocío por el Real

 

#3 FOTOGRAFÍA DE CORIA EN EL VADO DE QUEMA
Una de las imágenes más atractivas y coloristas, que podéis contemplar en los caminos, es la de las carretas del Simpecado seguida, en muchos casos, por una larga hilera de carretas. Esta fotografía recoge una bella imagen a contraluz en el Vado de Quema de la Hermandad de Coria al atardecer, en un momento de rezos y recogimiento, que reúne en una misma escena a peregrinos, caballería, Simpecado y carretas.

El embrujo de la imagen está en el contraluz y en las luces que se reflejan en el agua y la Carreta del Simpecado en los peregrinos y contribuye a ello también el perfecto orden en el que aparecen las hileras de caballos, carretas y peregrinos. Ambas circunstancias dan vida y unifican la escena, que se detiene en el tiempo en un mismo instante compartido.

 

Fotografía de la Hermandad del Coria en el Vado del Quema

 

‘Yo y el Rocío’ ‘El Rocío y Yo’

Con este juego de palabras os quiero hablar de mi experiencia personal para con El Rocío. Si algo caracteriza, al menos para mí, a la Romería del Rocío es la belleza y la variedad de luces que surgen al recorrer los distintos caminos, los bellísimos juegos de la luz que se filtra entre los árboles o a través del polvo que levantan las hermandades según los diferentes momentos del día. Se crean así atmósferas insospechadas, que se mezclan caprichosamente con el rico colorido del ropaje de los peregrinos que, a pie, a caballo o en carretas, acompañan a las distintas hermandades en su peregrinaje.

Un mundo mágico que os aseguro sorprende con imágenes espectaculares que quedan grabadas en la retina, capturas que surgen de forma natural a veces, y en otras ocasiones, soy yo quien las busca cambiando de lugar para obtener diferentes puntos de vista y encuadres, siempre observando la luz o teniendo en cuenta la dirección del viento en relación a las atmósferas y filtros que pueden crearse al levantarse las nubes de polvo, hasta conseguir acercarme a lo que intento captar con mi cámara.

Como ya os avancé en mi entrada de presentación, mi historia con el Rocío comenzó por casualidad en el año 1981, cuando me acerqué con un amigo a ver los caminos de peregrinación de las hermandades hasta el Rocío. Quedé maravillado por la variedad de luces y bellos parajes por el que éstas transitan desde sus respectivos lugares de origen, a través de pinares, campiñas o de los inmensos arenales del Parque Nacional de Doñana, por distintos caminos de las provincias de Cádiz, Huelva y Sevilla, que convergen finalmente en la Ermita de la Virgen del Rocío en Almonte.

Me fascinó la belleza y el colorido de las hermandades, con sus carretas del Simpecado que abren la comitiva, adornadas de flores y tiradas por bueyes o mulas acompañadas por sus peregrinos, engalanados con sus bellos atavíos flamencos, bien sea montados en carros o charret, a pie acompañando al Simpecado, o en sus monturas a caballo.

Fue en ese momento cuando decidí plasmar este mundo en fotografías, con la intención inicial de poder utilizarlas como bocetos para futuras obras pictóricas, mi verdadera vocación desde edad muy temprana.

Esta aventura se ha prolongado en el tiempo durante 37 años, en la que he recorrido repetidamente todos caminos de peregrinación, desde 1984 hasta la fecha actual, aunque os reconozco que este año le he dedicado menos tiempo que otros años, ya que me encontraba presentando en Francia esta exposición que hoy os traigo.

Una síntesis de esta exposición sobre El Rocío queda plasmada en este post y con más amplitud, en la obra fotográfica del mismo nombre “Rocío Jubileo de Luz“, publicada en 2014.

Este acercamiento al Rocío fue lo que me impulsó a entrar de lleno en el mundo de la fotografía.  Y por eso, el próximo post que estoy ya preparando tratara de ‘La luz en el Rocío‘. El eje fundamental de mi trayectoria como artista ha sido el elemento de la luz.

¿Qué os parecido este pequeño tour por mi exposición? Dejadme vuestras opiniones aquí y si os ha gustado no dudéis en compartir este post en las redes sociales. ¡Nos vemos en unos días!

Sin comentarios

Publicar un comentario